POR: Virginia Gaglianone | 10/27/2011 | La Prensa

En particular, los emprendedores independientes encuentran mucho más económico y eficiente limpiar el cuarto de los invitados o la mesa de la cocina que ya nadie usa e instalar allí la oficina y centro de operaciones.

Muchas compañías también prefieren que sus empleados trabajen desde la casa porque de ese modo se ahorran los costos de electricidad, teléfono y alquiler de un lugar más grande.

Pero como todo, el trabajar desde casa tiene sus pros y sus contras. Entre los factores más importantes para hacer la transición están el poder organizarse y el separar el aspecto profesional del personal.

Consejos

Mantener el orden en la oficina puede parecer complicado cuando llevas tu negocio a casa pero es esencial para asegurar el éxito del mismo. Gabriel Pineda, gerente de mercados hispanos de Sage Simply Accounting, empresa de software de contabilidad ofrece los siguientes consejos:

La mejor y más efectiva forma de poner orden en tu oficina de casa es hacerlo en varios pasos. Esta división hará la tarea más manejable y los resultados de cada paso te motivarán a enfrentar el siguiente.

l Empieza con tu área de trabajo. Cuanto más organizada esté tu área de trabajo, más eficiente serás. Mantener una mesa organizada te ahorrará tiempo y estrés a la hora de buscar esos papeles importantes que tu cliente necesita… para ayer.

l Haz uso de la tecnología. Usar tecnología es una de las mejores maneras de organizarse porque ayuda a manejar de una forma mucho más efectiva la información, en un espacio mínimo.

l Quizá te interese considerar servicios gratuitos disponibles en Internet. Muchos de estos servicios pueden ayudarte a ser más eficiente y ahorrarte tiempo en tareas como la facturación de clientes.

l Separa los negocios de tu vida personal. Cuanto más los distingas, mejor y de ese modo, no sentirás que estás siempre “en el trabajo”.

l Impuestos: mantén separados los registros financieros y los de tu negocio. Este debería tener su propia cuenta bancaria y las transacciones deben registrarse.

l Establece horas de trabajo y cumple ese horario. Si decides trabajar de 8 a.m. a 5 p.m., asegúrate de seguir ese horario. No sólo tu cuerpo y mente te lo agradecerán, tu familia y amigos estarán encantados de poder pasar más tiempo contigo.

l Invierte en un calendario grande y rotuladores de color para apuntar fechas importantes y colócalo en un lugar visible. Estas incluirían fechas límite para impuestos federales, estatales, condales, locales y de ventas; eventos especiales; reuniones; fechas límite para pagar facturas y más. Si no eres una persona visual, considera poner todos los recordatorios urgentes en Microsoft Outlook.

l Crea y utiliza una lista de tareas. Aunque suene trillado, el uso de listas de tareas es de gran ayuda. Una lista de tareas te ayuda a recordar lo que tienes que hacer y hace más fácil estar al día y motivado cuando puedes ver las prioridades delante de ti. Otra razón por la que las listas de tareas son útiles es la motivación que deriva al tachar tareas a medida que las terminas. Ver una lista creciente de tareas completadas es extremadamente satisfactorio.

l Establece un tiempo límite para cada tarea. El tiempo es algo que no puedes recuperar. Puedes perder dinero y volver a ganarlo. Si pierdes tiempo, es para siempre. Piensa cuánto tiempo te va a llevar completar una tarea y escríbelo.